GUIONISTA, TÚ PREGUNTAS, NOSOTROS RESPONDEMOS,

Blog dedicado al guión de ficción y documental. Puedes seguirme en mi página de FACEBOOK y participar en debates en mi grupo de guión

Deja tu comentario y te responderé.

TAKING BERLIN…

TAKING BERLIN...

Allí estaremos, de viernes a viernes, invitado al Talents.
Prometo hacer fotos.

SOLSTICIO, un documental de Daniel Martín Novel

Avance de la película de docuficción dirigida por Daniel Martín Novel sobre la obra “Tartessos” de Miguel Romero Esteo, con la participación de los actores Angel Velasco, Macarena de Rueda y Eduardo Velasco, asi como los expertos Rafael Torán, Fernando Wulff, Angel Román Ramírez, Antonio Mandly y Carmen Tomé, además del propio dramaturgo. Miguel Romero Esteo es autor de varias tragedias y comedias, además de ensayos donde plasma sus puntos de vista sobre la Antigüedad, el origen de Europa y la pervivencia de tradiciones entre nosotros, como los verdiales. “Tartessos” es su obra cumbre, por la que ganó en 1985 el Premio Europa de Teatro, pero jamás ha sido representada. Actualmente en rodaje, “Solsticio” está producida por Producciones Transatlánticas y cuenta con la participación de Canal Sur TV además de otras instituciones y empresas. Su estreno está previsto para diciembre 2013

David Mamet

davidmamet

«Respondemos a una obra teatral en la medida en que se corresponde con nuestra vida onírica. La vida de la obra es la vida del subconsciente, el protagonista nos representa a nosotros mismos y la acción principal de la obra constituye el tema del sueño o mito. No es al tema de la obra a lo que respondemos, sino a su acción: el desarrollo de las acciones del protagonista y el apoyo concomitante de los personajes secundarios [...] La obra es la búsqueda de una solución. [...] Si la cuestión planteada puede resolverse racionalmente, nuestro disfrute de la obra no es completo, puede entretenernos, pero no nos deja satisfechos. Solamente si la cuestión que se plantea ofrece tal complejidad y profundidad que no resulta susceptible de un análisis racional, puede parecernos adecuado el tratamiento dramático y esclarecedora la solución dramática. »

David Mamet

AFORISMO: Respeta tu profesión si quieres ser respetado en tu trabajo.

115557-sodomia1

GUIONISTA: EJEMPLO PRÁCTICO DE OFERTA DE TRABAJO

Fui requerido (sí, como si de la corte del rey Arturo se tratase) a las oficinas de una productora X porque me iban a hacer una oferta cuya naturaleza desconocía por completo.

Me vi sentado en una mesa redonda junto a un PRODUCTOR, un DIRECTOR DE PRODUCCIÓN y el mismo DIRECTOR de la película que estaban a punto de ofrecerme para escribir.

Hasta ahí, todo normal.

Se trataba de una historia de terror del estilo Viernes 13 de un equipo de producción en busca de localizaciones que se queda perdido en medio de la nada. El resto es un topico: van muriendo poco a poco hasta que al final se descubre que el malo es uno de ellos que está zumbado…

“Se empieza a rodar en mes y medio. No tenemos guión. Necesitamos que lo escribas en dos semanas.”

Cojonudo, me dije a mi mismo. “¿Cuánto me pagan?” Les pregunté a ellos. “Nada”,  respondieron. “Es una oportunidad… Un porcentaje de taquilla… Ayudas… etc.”

Mi respuesta: NO.

No he vuelto a saber nada de dicho productor, con el que, hasta entonces, tenía una “relativa buena relación”. Sentí como alguien marcaba una X mayúscula con un punzón en la espalda de mi muñeco voodoo…

Mi satisfacción reside en que esa película nunca se llegó a hacer.

AFORISMO: Respeta tu profesión si quieres ser respetado en tu trabajo.

STEVEN BOCHCO: AS de picas

Steven Bochco

Steven Bochco

“Para ser guionista debes tener algo sobre lo que escribir. No todos carecen de eso, pero cuando tienes veintiún años tampoco has vivido demasiado,  a no ser que hayas atravesado experiencias extraordinarias y que puedas escribir sobre ellas.
Desgraciadamente, casi todos los guionistas muy jóvenes se forman una idea de la vida a partir de la televisión, y acaban ofreciendo una especie de fotocopia de la vida que nunca puede sustituir al original. Por eso siempre les digo a los alumnos que luchen por su sueño pero que, entretanto, consigan un trabajo de verdad y vivan de verdad.”

Steven Bochco. Productor y escritor de series como Hill Street Blues, L.A. Law, NYPD Blue, Brooklyn South y City of Angels.

¿HAMLET o ROMEO Y JULIETA? Un mar de dudas…

Después de tanta flema y amarillismo es tiempo de volver al guión.

Escribes un thriller sobre venganza obsesiva en la línea de Melville o de Peckinpah. La misma historia te empuja a dotar de humanidad a tus personajes, y uno de tus personajes principales acaba enamorándose del enemigo. Ahora la pelota está en tu tejado ¿Qué hacer? ¿Qué tiene más peso? ¿Hacia dónde inclinas la balanza? ¿Desarrollas la relación amorosa o la minimizas en pro de la violencia?

La respuesta puede que sea evidente: tienen cabida ambas cosas en una misma historia. Por ejemplo, ROMEO Y JULIETA, que es un pastel relleno de sangre. Pero hasta que punto transgredir las referencias de estilo propuestas al inicio de la escritura para entrar en el juego propuesto por Romeo y Julieta. ¿Qué tiene prioridad, el thriller o el amor?

No es una simple cuestión de escritura o de creatividad. Hablo de un concepto muy específico, la COMERCIALIDAD de la historia.

Adoro a Melville, también a Peckinpah. ¿Pero creéis que, por ejemplo, EL SECRETO DE SUS OJOS, de Campanella, hubiera funcionado tan bien si hubiesen tomado la decisión de eliminar todo el trasfondo personal para centrarse únicamente en el thriller? LE SAMOURAÏ, de Melville, lo hace, se limita al thriller, a la acción. Es una gran película, pero tengo mis dudas de que funcionase en la actualidad.

Al grano. La duda que me planteo es ¿cómo dimensionar la presencia de una trama amorosa dentro de un thriller sin que ésta se apodere de la película? Se que es una cuestión muy amplia, y que depende de la historia, que no hay fórmulas exactas. PERO esto me lleva a otra pregunta trascendental ¿Es conveniente en términos de comercialidad que la trama amorosa se superponga al thriller?

Hoy no hay respuestas, sólo hay dudas y reflexiones en voz alta.

IMDB y el autoerotismo

SI NO ESTÁS EN IMDB NO ERES NADIE… NO EXISTES

O nadie sabe quién eres, que no es igual. Aunque esto último tampoco es una mala idea… A algunos les gusta el protagonismo más que a otros. Yo me conformo con poder opinar libremente, que ya es un logro en los tiempos que vivimos.

Antiguamente, cuando no había Internet, y la gente usaba las cabinas de teléfono y quedaban con una semana de antelación en un sitio y a una hora determinada, y aparecían!… Era entonces el boca a boca lo que daba prestigio, el trato humano y de trabajo. Ahora parece que es una base de datos americana (¿?) la que decide si eres apto o no, si tienes experiencia o no, si eres digno de hablar con los gurús, con los señores del acero del guión…

Confieso que comencé a desarrollar mi perfil en IMDb hace un par de semanas ¿Por qué? Porque nunca le he dado importancia. Porque siempre me he dedicado a trabajar y no a figurar. Porque es un proceso lento, lentísimo, farragoso, infumable… Pero todo sea por la causa y por la reputación (preciosa palabra).

Poco a poco he ido rellenando las líneas de mi experiencia, con el fin de convertirme en un tío respetable a ojos de mis colegas… empiezo a plantearme dejarlo al pensar que es imposible reducir años de experiencia de uno mismo a un puñado de créditos o unos títulos determinados.

Posiblemente he dedicado más horas a trabajar frente a un magneto BTC que muchos guionistas masturbándose delante de sus ordenadores. He mezclado en directo más horas de las que cualquier guionista de serie “made in Spain” le ha dedicado a destruir sus personajes colocándoles parche y cojera. He hecho TELEVISIÓN, o lo que es lo mismo, he fabricado televisión en directo… ¿Cómo le explico yo eso a IMDB? ¿Y a los que miran mi perfil en el blog?

Sencillamente, no tengo por qué hacerlo.

Sí, completaré mi perfil en IMDB, y seguiré escribiendo mis (in)experiencias en mi blog, cuyas visitas se disparan cuando discuto con alguno de estos gurús, bocazas y malcriados, que se creen que parten y reparten. NO, NO DIRÉ SU NOMBRE A PESAR DE QUE LAS VISITAS AL BLOG SE DISPARAN CADA VEZ QUE LO NOMBRO, porque creo que es como Candyman, si escribo su nombre tres veces en el mismo texto termina por aparecerse en mi casa… Y con la mala fama que tiene este tipo entre sus propios colegas creo que haría un flaco favor a mi reputación (otra vez la divina palabra) recibiéndole en mi casa.

Yo no juego en la misma liga. No es ni el mismo deporte. Hago “otra cosa”. TRABAJO. Y no me interesan otras concepciones de éxito, experiencia, créditos… No me entendáis mal, no tengo tanta experiencia como otros que llevan 30 años en la profesión, apenas cuento con una treintena de créditos de esos que tanto les gusta a la gente, entre publicidad, producción, realización y guión, sin contar con las producciones propias y los directos diarios en televisión… Podría tener más si viviese en Madrid o BCN, pero es más que suficiente para poder hablar con propiedad y conocimiento global del medio, a pesar de que sigo aprendiendo cada día, y espero seguir haciéndolo toda la vida (a diferencia de otros que creen saberlo todo…).

Así que mantened el respeto por el trabajo y por la experiencia de los demás, sea mucha o poca, si queréis que os respeten a vosotros.

ENTREVISTA DE UN GUIONISTA

ENTREVISTA que me hicieron los compañeros de EL ROLLO HIGIÉNICO.

Espero que os guste.

¿ESCUELAS DE GUIÓN o VENDEDORES DE HUMO? Una reflexión en escritura alta…

Imagen

Supongamos que existen tres escuelas de guión (como mínimo) en cada capital de provincia de España. Como bien sabemos todos, España está dividida en 50 provincias (sin contar con Ceuta y Melilla, que son ciudades autónomas), pero en este caso, contaremos a Ceuta y Melilla también como capitales de provincia. Por lo tanto tenemos 52 ciudades, cada una con 3 escuelas de guión (digamos que el exceso de oferta de Madrid y Barcelona compensa la ausencia de oferta de otras ciudades)…

Tenemos un total de 156 escuelas de guión en territorio español… Tras echar un ojo a las ofertas de las escuelas, observo que las clases están compuestas por una media de 10 alumnos por aula. Suponemos también que estas clases tienen un enorme éxito y se llenan… Eso hace un total de 1560 alumnos estudiando guión en territorio español.

Volvemos a suponer (y perdonad la insistencia) que cada academia oferta dos cursos de guión anuales, de seis meses cada uno (normalmente son cursos de pocas semanas y son más de dos al año, pero hagamos el esfuerzo). Esto nos lleva a una cifra de 3120 estudiantes de guión anuales en todo nuestro país, de los cuales 3000 quieren hacer cine.

Sabiendo como sabemos que España produjo en 2010 un total de 122 películas de ficción… ¿Qué narices se está vendiendo en estas escuelas?

Supongamos que en lugar de escuelas de guión son escuelas de astronáutica… ¿No hablaríamos de engaño?

Pensad en ello.

 

GUIONISTA vs. CUENTISTA (o, cómo sobrevivir a un autor literario)

Imagen

No hay nadie mejor que Billy Wilder para describir el abismo entre la literatura y el guión cinematográfico: “Escribir una película es lo mismo que jugar al ajedrez, escribir una novela es lo mismo que hacer solitarios”.

El primer error a la hora de adaptar un relato/novela/chiste al medio audiovisual es el de intentar implicar a su autor en el desarrollo del guión. Es inútil, no lo probéis en casa. Un escritor de literatura NO es un guionista, a pesar de que ellos creen poder hacer tu trabajo con la punta del miembro. La explicación es sencilla: GUIÓN NO ES LITERATURA.

Lo que funciona en relato/novela no tiene por qué funcionar en guión, es más, lo lógico es que no funcione. Las herramientas de la literatura son tan opuestas a las del cine que ésta puede ser mala consejera. Hay cientos de ejemplos de novelas llevadas al cine, novelas magníficas, que fracasaron en las pantallas ya que no son adaptables al cine tal y como fueron concebidas, a pesar de “funcionar” perfectamente sobre papel. NO SE TRATA SÓLO DE CONTAR HISTORIAS; cada formato tiene su propio lenguaje, desdeñar el formato en el que son contadas estas historias es de ignorantes.

Casi siempre te vas a encontrar con la necesidad de hacer cambios sustanciales en el relato para adaptarlo a la pantalla. Y toparás siempre con la resistencia numantina del autor, que dirá las mismas tonterías que supongo que todo el que se ha enfrentado a esta situación habrá escuchado: funciona perfectamente… se trata de contar historias y mi historia funciona a la perfección… Eres tú el que lo hace mal… Tu respuesta debe ser firme: EL QUIJOTE TAMBIÉN FUNCIONA PERFECTAMENTE SOBRE EL PAPEL, así que deja de joder.

Y es que el ego del autor posee su persona para convertirla en un caballero maltés evitando el asedio turco del guionista despiadado… La solución es crear un cortafuego. Distancia y silencio, esa debe ser la respuesta del guionista. Tú hiciste tu parte escribiendo ese magnífico relato que yo voy a adaptar como me de la gana, porque es mi trabajo y porque se hacerlo, y porque tú NO. Es una falta de respeto hacia la labor del guionista poner en duda su criterio. Haberlo pensado mejor antes de firmar.

La mecánica de la escritura literaria no es la misma que la del guión, ni siquiera se parecen. El guión, al contrario que la literatura es EXCLUSIVAMENTE AUDIOVISUAL, eso significa que es una escritura descriptiva, secuenciada, en presente de indicativo, que rechaza cualquier elemento de introspección más allá que el que pueda deducir un lector a partir de las acciones/sonido descritos en el guión. Estas limitaciones son exclusivamente funcionales ya que EL GUIÓN ES UNA HERRAMIENTA DE TRABAJO, NO UNA NOVELA, aunque el volumen de escritura sea muchas veces igual o superior al de una novela, y la mayoría de guionistas tengan a sus espaldas muchas más páginas escritas que muchos autores de novela.

Según Vicente Aranda un guión no es literatura, es otra cosa, son telegramas enviados a técnicos y actores”.

La literatura es estética y emocional, además, el lector tiene una participación creativa en ella. El guión es técnico, preciso, detallado y no participativo. NO CUENTA UNA HISTORIA, SINO QUE DESCRIBE UNA HISTORIA. Este matiz es muy importante. EL GUIÓN ES UN PASO INTERMEDIO ENTRE LA IDEA Y EL PRODUCTO FINAL, QUE ES LA PELÍCULA. Cometer el error de considerar el guión como obra literaria es como considerar una rueda un vehículo. Un sinsentido.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 302 seguidores