¡LOS GUIONISTAS SON TODOS UNOS VAGOS!

¡No llores, guionista!

Hay días en los que la labor de guionista se convierte en algo imposible de llevar a cabo. Una fuerza maligna te agarra de los brazos y tira de ellos hacia abajo impidiéndote escribir una sola palabra. En resumen, estas cansado de tu historia… y, apenas estás a la mitad de tu trabajo.

Tienes todo hecho: escaletas, tratamiento. Todo pensado. Todo preparado, menos tú mismo. Con enorme esfuerzo has conseguido alcanzar el punto medio de tu primer borrador de tu guión literario pero, en lugar de ver el vaso medio lleno, lo ves vacío. Y lo peor es que ya no tienes sed. Piensas: la mitad del primer borrador, después un segundo borrador, un tercero, quizás, y mil más…

La misma desgana que te impide continuar te hace ver tu historia como peor de lo que te parecía en un principio. Ves fallos por todas partes. Titubeas incluso ante la idea de ponerte a releerla…

Esto le ocurre a todo el mundo, así que NO TE PREOCUPES. O bueno, preocúpate, en el caso de que tengas una fecha de entrega… En el resto de casos, no te molestes en pensar en ello. Cierra el ordenador y abandona el proyecto… DURANTE UNOS DÍAS, o unas semanas, o unos meses. No lo retomes hasta que tu cuerpo te lo pida. Si no llega a pedírtelo nunca, una de dos, o el proyecto no te gusta y debes abandonarlo, o, simplemente, no eres guionista.

Los guionistas tienen una sed especial, una motivación poco constante pero que le obliga a dar grandes tragos de cada bebida que toman, así hasta vomitarlo todo. Ese es el motivo de gastar todas las energías iniciales pensando bien tu historia y estructurándola sobre escaleta y tratamiento. Si quemas esos cartuchos en esa fase, ten por seguro que podrás retomar tu historia con garantías de buen término. Si, directamente, abordas la escritura del guión literario, basándote en una vaga idea, en un dibujo mental de lo que es tu historia, no la terminarás nunca… y si la terminas, será una basura. No creas a Kerouac, ni ese rollo de la escritura jazzística instantánea porque es una patraña.

El objetivo de todo esto es poder enfrentarte siempre a tu guión con garantías de tener la mente clara y entregada al 100%. Un guión exige lo mejor de cada guionista, estrujarse el cerebro hasta la extenuación. Hay que estar preparado para afrontar esas lagunas de inspiración y de voluntad sabiendo tratarlas. No hay que desesperar porque son algo normal en los ciclos de creación.

 

Acerca de killthecool

Creadores de contenidos audiovisuales. Documental | Ficción | Videoarte | Publicidad

Publicado el 26 enero, 2011 en Uncategorized y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: