¿CÓMO HACER PELÍCULAS CREÍBLES? (o ¿por qué se ven las campanas al final de Rompiendo las Olas?)

Emily habla con Dios

Construir una historia creíble es una de las principales exigencias que debe plantearse un guionista a la hora de construir una historia. Cuando me refiero a verosimilitud no estoy hablando de previsibilidad, ambos conceptos no están enfrentados. La capacidad de sorprender y emocionar a través de un relato creíble es una cualidad impagable en un guionista.

¿Como consigo ser verosímil en guiones de géneros como la ciencia ficción, el terror o la fantasía?

En el cine de género hay ciertas reglas no escritas que delimitan la “realidad” del contexto y de las acciones que suceden en él. Por ejemplo, en una película ambientada en la tierra media de Tolkien es creíble que te aparezca un troll, un dragón, un enano, pero NO es posible que por arte de magia aparezca un oficinista, o una actriz porno de los 80… a no ser que seas Terry Gilliam, entonces sí está más que justificado.

En una película de cine negro ambientada en los años 50 no es probable que el villano de la película, al enfrentarse al protagonista, saque del bolsillo una espada láser y le rebane el cuello. Ya no porque gane el malo, que es una putada, aunque en este caso, si sucediese, no me decepcionaría para nada; es porque ¡no tiene sentido!

Estas reglas las marca el inconsciente colectivo del que tú formas parte. La experiencia vivencial y el imaginario de cada sociedad es el límite en el caso de los géneros. Ya hablaba Wittgenstein de la existencia de todo lo imaginario por el simple hecho de ser imaginado. Cualquier cosa que pueda ser nombrada, existe.  ¡Coherencia en lo que se escribe, por favor!

Se que a muchos de vosotros, el tema de poneros límites os toca las narices. Estas limitaciones de las que hablo no son tales. Os daréis cuenta que cualquier límite a vuestra creatividad es autoimpuesto; no existe una lista de cosas que no debéis escribir. Si, aún así, seguís escribiendo cosas un poco raras… O sois muy malos en esto de escribir guiones o sois unos genios; en ambos casos os diría que sigáis escribiendo, ya sea para practicar o para ganaros la vida con ello.

El caso DAVID LYNCH: un ejemplo controvertido, odiado por muchos, amado por más aún. ¿Alguien sabe por qué en Carretera Perdida, Bill Pullman, encerrado en la cárcel a la espera de ser ejecutado, se convierte en Balthazar Getty? Yo respondería ¿A alguien le importa? El imaginario de David Lynch está fuertemente enraizado en la tradición norteamericana (y en la del resto del mundo). Siempre se esfuerza en construir sus historias sobre los límites de lo verosímil, sobre la inseguridad del espectador, con el valor añadido de no tomarlo por tonto, algo que es muy de agradecer en estos tiempos que corren. Terror, cine negro, suspense, ciencia ficción, todos los géneros se dan cita en su cine. La clave es dejar claro las premisas visuales y temáticas de tu película cuanto antes, en el mismo planteamiento.

Cuanto más tardes en mostrar tus cartas de estilo, menos creíble será tu historia. ¿Cómo hago esto? Cualquier herramienta te sirve para dejar claro qué vas a plantear. La música, la fotografía, los sonidos, el carácter de los diálogos, el tipo de plano… cada género tiene sus convenciones estilísticas, úsalos a tu antojo para preparar al público para las sorpresas. Se que esto no entra dentro del trabajo del guionista, pero es bueno poder imaginarlo mientras se escribe ya que ayudará a expresar mejor el significado de tu historia.

 

 

Acerca de killthecool

Creadores de contenidos audiovisuales. Documental | Ficción | Videoarte | Publicidad

Publicado el 22 febrero, 2011 en Uncategorized y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 7 comentarios.

  1. Citas a Wittgenstein: “Cualquier cosa que pueda ser nombrada, existe.”

    ¿Qué nos puedes decir de lo inexpresable?
    “Hay ciertamente lo inexpresable. Esto se muestra a sí mismo, es lo místico” (6.522).
    (Wittgenstein)

    A mi modo de ver, quien consigue captar “eso” que se muestra a sí mismo, es un místico y quien lo puede proyectar (en este caso con su cámara) es verdaderamente un maestro.

    • Ciértamente es así, pero lo inexpresable se consigue de forma involuntaria. Cuando hay voluntad es que existe un concepto y el concepto nos remite a la expresión y a la misma existencia, por lo que se pierde la mística de lo inexpresable. Tarkovski, Bergman, Lynch, Buñuel, Erice, Sokurov, Kurosawa… ellos lo consiguen sin saberlo.

      • No todos perciben “lo que se muestra a sí mismo”. Quien tiene sensiblidad para verlo solo precisa el talento para mostrarlo fielmente. Es algo sutil que no depende de la voluntad. Es cuestión de autenticidad.
        Sólo lo auténtico es creíble
        Gracias por tu respuesta.

  2. me gusta esto

  3. No siempre la reacción del espectador es la esperada. Sus códigos de interpretación en ocasiones varían a los del artífice de la historia.

    • Las historias tienen vida propia, sí, pero dentro de sus propias naturalezas son seres en cuerto modo predecibles, o más bien “lógicos”. Saltarse la lógica de los géneros lleva al absurdo y a la incomprensión del espectador… Aunque hay gente para todo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: