GUIONISTA vs. CUENTISTA (o, cómo sobrevivir a un autor literario)

Imagen

No hay nadie mejor que Billy Wilder para describir el abismo entre la literatura y el guión cinematográfico: “Escribir una película es lo mismo que jugar al ajedrez, escribir una novela es lo mismo que hacer solitarios”.

El primer error a la hora de adaptar un relato/novela/chiste al medio audiovisual es el de intentar implicar a su autor en el desarrollo del guión. Es inútil, no lo probéis en casa. Un escritor de literatura NO es un guionista, a pesar de que ellos creen poder hacer tu trabajo con la punta del miembro. La explicación es sencilla: GUIÓN NO ES LITERATURA.

Lo que funciona en relato/novela no tiene por qué funcionar en guión, es más, lo lógico es que no funcione. Las herramientas de la literatura son tan opuestas a las del cine que ésta puede ser mala consejera. Hay cientos de ejemplos de novelas llevadas al cine, novelas magníficas, que fracasaron en las pantallas ya que no son adaptables al cine tal y como fueron concebidas, a pesar de “funcionar” perfectamente sobre papel. NO SE TRATA SÓLO DE CONTAR HISTORIAS; cada formato tiene su propio lenguaje, desdeñar el formato en el que son contadas estas historias es de ignorantes.

Casi siempre te vas a encontrar con la necesidad de hacer cambios sustanciales en el relato para adaptarlo a la pantalla. Y toparás siempre con la resistencia numantina del autor, que dirá las mismas tonterías que supongo que todo el que se ha enfrentado a esta situación habrá escuchado: funciona perfectamente… se trata de contar historias y mi historia funciona a la perfección… Eres tú el que lo hace mal… Tu respuesta debe ser firme: EL QUIJOTE TAMBIÉN FUNCIONA PERFECTAMENTE SOBRE EL PAPEL, así que deja de joder.

Y es que el ego del autor posee su persona para convertirla en un caballero maltés evitando el asedio turco del guionista despiadado… La solución es crear un cortafuego. Distancia y silencio, esa debe ser la respuesta del guionista. Tú hiciste tu parte escribiendo ese magnífico relato que yo voy a adaptar como me de la gana, porque es mi trabajo y porque se hacerlo, y porque tú NO. Es una falta de respeto hacia la labor del guionista poner en duda su criterio. Haberlo pensado mejor antes de firmar.

La mecánica de la escritura literaria no es la misma que la del guión, ni siquiera se parecen. El guión, al contrario que la literatura es EXCLUSIVAMENTE AUDIOVISUAL, eso significa que es una escritura descriptiva, secuenciada, en presente de indicativo, que rechaza cualquier elemento de introspección más allá que el que pueda deducir un lector a partir de las acciones/sonido descritos en el guión. Estas limitaciones son exclusivamente funcionales ya que EL GUIÓN ES UNA HERRAMIENTA DE TRABAJO, NO UNA NOVELA, aunque el volumen de escritura sea muchas veces igual o superior al de una novela, y la mayoría de guionistas tengan a sus espaldas muchas más páginas escritas que muchos autores de novela.

Según Vicente Aranda un guión no es literatura, es otra cosa, son telegramas enviados a técnicos y actores”.

La literatura es estética y emocional, además, el lector tiene una participación creativa en ella. El guión es técnico, preciso, detallado y no participativo. NO CUENTA UNA HISTORIA, SINO QUE DESCRIBE UNA HISTORIA. Este matiz es muy importante. EL GUIÓN ES UN PASO INTERMEDIO ENTRE LA IDEA Y EL PRODUCTO FINAL, QUE ES LA PELÍCULA. Cometer el error de considerar el guión como obra literaria es como considerar una rueda un vehículo. Un sinsentido.

Acerca de killthecool

Creadores de contenidos audiovisuales. Documental | Ficción | Videoarte | Publicidad

Publicado el 21 mayo, 2012 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 8 comentarios.

  1. Silvia Fuente

    Un sinsentido y si!! Vicente Aranda es un genio.

  2. Martín Román

    Tengo que discrepar con esa afirmación de que el guión NO es literatura y para ello me apoyo en la definición de la RAE: http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=literatura 1. f. Arte que emplea como medio de expresión una lengua.

    El guión es literatura, como lo es la poesía y también el libreto de una obra de teatro, pero no es una novela. Una película no es una obra literaria, es una obra audiovisual, pero el guión aunque sea una herramienta sobre la que se sustenta la obra audiovisual y sobre la que trabajan varias decenas de personas no deja de ser una obra literaria. Una obra en la que cada coma, cada adjetivo, cada matiz ha sido cuestionado. Un guión cuenta una historia describiéndola y a veces apoyándose en diálogos, yo considero que es una forma de contar. Quizá el guión no se escriba para que la gente vaya a leerlo sino para que se haga una peli también tienen capacidad de emocionar, a mí al menos me ha pasado leyendo guiones entre ellos Some like it hot, de Billy Wilder.
    En cuanto a lo demás supongo que es cuestión de como sea la relación entre guionista y novelista.
    Un saludo!

  3. A ver, Martín, si nos ponemos así, la lista de la compra también es literatura… Quiero decir, hay que decidir si escribir un guión es un arte o un oficio artesanal, que son dos cosas distintas. Para mi, el escribir un guión no es un arte, es un oficio artesano. Ese es mi punto de vista. Las dos corrientes de opinión existen. Arriaga siempre ha apoyado el guión como literatura. Yo estoy con Tarkovski o Bergman, para los que el guión es una herramienta para un fin superior y realmente artístico. Ya es cuestión de gustos.

  4. Martín Román

    Es que la distinción entre arte y oficio artesanal también se puede aplicar a la dirección de películas. Y llegaríamos a la discusión si las películas son arte, o no. No lo son todas, no lo son todos los guiones y tampoco todas las novelas. O en todo caso se puede distinguir entre arte bueno y arte malo… Esto empieza a parecer un trabalenguas. Estas discusiones molan más con una cerveza de por medio.

  5. En mi opinión el guion no es obra literaria, sino audiovisual. Tampoco es en sí obra artística: es lo que los planos del edificio al edificio. Pero el guionista SI es un artista. Y su trabajo es artístico. Debe serlo o no podría crear obras que conmuevan (por supuesto siempre que se plantee hacer algo más que Los albóndigas golpean de nuevo)

    • Como decía Pudovkin, el cine es montaje y argumento. La construcción de un guión tiene de todo menos de arte. El resultado es una película, no un libretos, por lo que mi opinión sigue siendo la de que el guión no es arte, la película es la obra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: